16,octubre
2001

Penélope escritora


Penélope y los pretendientes. 1912.
Obra de John William Waterhouse.


Por Addy Góngora Basterra.

Penélope continúa escribiendo para tejer las horas y atrapar los meses en una inmensa red. Red que la salva de caer, red de palabras que sólo hablan de él.  Afuera llueve, se desata la tormenta, toda la población se envuelve en tempestades. Penélope inquieta, sabia, fiel, atenta e impecable espera que del mar surja el navío. Teje para distraerse, rompe hilos, borra, escribe, cambia letras, confunde el sonido de la lluvia con el de pasos que se acercan. Penélope vigila, duerme poco, no llora porque sabe que él volverá. No sabe cuando, pero sabe que llueve, que hay tormentas, que el tiempo pasa. Que bajo el cielo de otros mares él la lleva como un talismán. Penélope se sabe brújula, puerto, muelle. Penélope continúa escribiendo. Penélope no se cansa de esperar. Teje amores con agujas de promesas, hilos de sueños, desbarata y vuelve a costurar.

Compartir en Whatsapp Imprimir pagina

Related Posts

Facebook

Comentarios

Tu email no será publicado.

*